Cómo curar la agorafobia

La agorafobia se define etimológicamente como pánico a los sitios abiertos, pero eso no sirve para obtener una comprensión detallada de este complejo trastorno. Se trata de un trastorno de ansiedad, que se basa en la aparición de ataques de ansiedad, cuando el sujeto se encuentra en determinadas circunstancias, espacios o ambientes. Aunque estos disparadores de los episodios del ataque pueden variar de una persona a otra, habitualmente, tienen un conjunto de patrones comunes a muchos tipos de casos de agorafobia. Se desconoce la causa exacta del trastorno, lo que dificulta su curación. Es obvio que para responder con exactitud al problema de cómo curar la agorafobia, debemos preguntarnos cómo eliminar su causa. Probablemente porque no se conoce su causa, es tan complicado curarla. Los más habituales, suelen ser los espacios abiertos desconocidos o poco familiares, en los que una persona está sola. Por sóla no debemos entender la ausencia de terceras personas, sino la ausencia de personas conocidas, es decir, personas con las que el sujeto tiene cierta familiaridad.

 

Uno puede padecer un ataque de ansiedad estando rodeado de muchas personas si no conoce a ninguna de ellas. Obviamente la presencia de personas conocidas tampoco garantiza que la persona no vaya a padecer un ataque , pues existen muchas variables que influyen en el hecho de que se dispare o no ese episodio de angustia. Esto hace que las personas con este problema no puedan desarrollar una vida normal, pues muchas veces no pueden ir solas a los sitios, necesitan ser acompañadas por familiares o amigos, para evitar que aparezca el episodio desencadenante de la angustia. Lamentablemente no se conoce cómo curar la agorafobia en el sentido de que no hay ningún método infalible. Existen terapias que pueden ser eficaces y conseguir la curación del proceso, pero en muchas ocasiones no es así. En algunos casos las personas arrastran este trastorno durante toda su vida sin conseguir curar su agorafobia. Si hay algo positivo en este problema, es que no existe una única forma de poder superarlo. Algunas personas han conseguido hacerlo con psicología conductista, otras con psicoanálisis, otras con psicología personal, otras con bioneuroemoción.

como-curar-la-agorafobia

Existen muchos tipos de técnicas que pueden dar respuesta al interrogante de cómo curar la agorafobia, pero hay que asumir que es una respuesta potencial. Es decir, el paciente puede curarse o no. Algunos lo consiguen y muchos otros no. Sabemos que la implicación personal y la fuerza de voluntad juegan un papel personal en este sentido. Obviamente un análisis adecuado del tema de la curación de la agorafobia es aquél que tiene en cuenta todos los posibles factores relacionados con la misma. Estos pueden ser la capacidad, experiencia, y conocimientos del terapeuta, la presencia o no de medicación, y la capacidad, habilidad y lucha de cada paciente por superar el proceso, etc.

 

En cualquier caso, hay que avanzar mucho más para poder desarrollar técnicas y métodos que consigan porcentajes de curación realmente muy elevados, pues este trastorno puede limitar enormemente la vida de quien lo padece, hasta el punto de que frecuentemente estas personas son totalmente dependientes de sus familiares, que deben acompañarlas a todos los sitios, y por supuesto mostrar una gran comprensión hacia ellos, pues es algo fundamental para que los pacientes puedan llevar el problema lo mejor posible y no sentirse tan aislados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *